Cultura

La iglesia parroquial está consagrada a san Martín. Fue construida entre 1701 y 1705, y es de estilo neoclásico. Tiene planta de cruz latina y tres naves con crucero. En la fachada luce la imagen de san Martín de Tours. La iglesia tiene un campanario inacabado de planta cuadrada. Aunque sufrió graves desperfectos durante la Guerra Civil, todavía conserva un retablo barroco que data del 1745. Altafulla celebra su fiesta mayor el 11 de noviembre, la festividad de San Martín.

El castillo de Altafulla se halla en muy buen estado de conservación, ya que fue reconstruido a partir de unos planos del siglo XV. Es un edificio en forma de polígono irregular con aspecto de fortaleza. Aunque el interior se ha modificado varias veces, conserva aún el patio original y una galería renacentista.

La estructura medieval urbana se puede recorrer hoy día a través del núcleo urbano antiguo, conocido como la Vila Closa, denominación que alude al recinto amurallado. Este lugar se caracteriza por sus calles con pendiente o con ciertas curiosidades, como el pasaje de Santa Teresa o la iglesia parroquial de San Martín. Todo el conjunto medieval, con fachadas de casas señoriales edificadas en el siglo XVIII y sus plazas, otorga a este lugar la tranquilidad y elegancia que le caracterizan y por el que ha sido merecedor de la distinción de bien de interés nacional y declarado conjunto historicoartístico por la Generalidad de Cataluña en 1998.

En las afueras del pueblo se alza la ermita de Sant Antoni. Fue construida en 1717 gracias a las donaciones realizadas, principalmente, por Baltasar Rabassa, un pescador del pueblo. Como no había dinero suficiente para finalizar la obra, los pescadores se comprometieron a dar la séptima parte de sus capturas hasta que la ermita estuviera terminada.

En la zona conocida como Els Munts descansan los restos de una villa romana. Las excavaciones se iniciaron en 1967 y se han encontrado numerosas piezas que se conservan en el Museo Arqueológico de Tarragona. Entre las piezas descubiertas hay algunas estatuas de mármol.